23/04/2017

Artículo de: Juan Domingo Guerrero

ROBOS EN DOMICILIOS

Si hay un delito que es muy, pero que muy habitual, en nuestra zona, y en general en toda España, es sin duda el delito de robo con fuerza en viviendas, la mayoría de veces deshabitadas, y menos mal, y en menos ocasiones con los moradores en el interior de la vivienda. Es el delito grave que más se comete en España, habiéndose producido 112.925 delitos de este tipo en España durante el año pasado (Informe balance de delitos en España 2016, Ministerio del Interior), o al menos estos son los denunciados, que no en todos los casos se llega a interponer denuncia, evitándose así una desgraciada victimización secundaria en el sistema judicial, el cual es más habitual de lo deseado. Esta cifra, en datos estadísticos y comparado con el número de viviendas que hay existen en nuestro país, supone que el 4,42% de las viviendas que se encuentran construidas han sido, son, o van a ser robadas por alguna persona. En la Región de Murcia la estadística de este tipo de delitos graves es también la más alta, habiendo subido un 5,1% en el último año, produciéndose un total de 5.328 robos en domicilios, 260 más que en el 2015.

Este delito, que ya lo tenemos como algo habitual en nuestro entorno, afecta a uno de los derechos más fundamentales que podemos tener, como es el derecho a nuestra intimidad. Porque no es ya que nos quiten algo de nuestra propiedad, sino que además entran en nuestro lugar más privado, donde dormimos, comemos, o cagamos, donde acceden a uno de los pocos lugares donde somos los amos para decir quién, cuándo y cómo accede a mi vivienda, y donde sin nuestro permiso, o una orden judicial, no podría acceder nadie. Ahí es donde radica el principal problema en este delito, que el sentimiento de inseguridad llega hasta el lugar más íntimo de una persona, produciéndose en muchas ocasiones un sentimiento de inseguridad y frustración que se traduce en efectos secundarios para la víctima, como puede ser insomnio, miedo, angustia,  y un estrés psicológico producido por el temor a ser asaltado encontrándose la víctima en el interior.

Pero aunque sea el delito grave más habitual, aunque nos repercuta tan directamente, aunque todos conozcamos a alguien que le han entrado en la casa, es muy raro que nos planteemos medidas disuasorias para evitar que entren con facilidad en nuestros domicilios. Creemos que teniendo una puerta con tres cierres, la típica de cualquier piso o dúplex de hoy en día, nadie nos podrá entrar, o pensamos que con una reja en las ventanas encargada a mi amigo el cerrajero ya nadie va a poder  acceder a nuestra casa, y desgraciadamente no es así. Deberíamos tener un concepto mayor de autoprotección o seguridad, y plantearnos, al comprar una vivienda por ejemplo, si el edificio tiene o no puertas blindadas o acorazadas, si nuestras ventanas tienen rejas simples o de seguridad, si nuestra urbanización tiene mejor o peor acceso para los amigos de lo ajeno, o plantearnos poner una alarma en nuestro domicilio.

Nada va a poder evitar que te entren, ya que no existe el concepto de seguridad al 100%, y si no pregúntenselo a los dueños de los museos o grandes joyerías que han sufrido robos, pero si hacemos ciertos cambios en nuestros hábitos, si ponemos ciertos recursos en materia de seguridad en nuestros domicilios, posiblemente el riesgo para que nuestra vivienda sea “visitada” por estas personas disminuya considerablemente, porque en principio, la mayoría de ocasiones, buscan viviendas en las que los accesos, el tiempo de trabajo en el interior de las mismas, y su huida, sea de riesgo mínimo para su trabajo, teniendo claro que entre dos domicilios iguales, uno con sistemas de seguridad básicos, y otros con sistemas más complejos para entrar, sin duda irán a por la primera, que será la que menos riesgo presente para realizar su “trabajo”.

Por ello voy a dar unos pequeños consejos para aumentar la seguridad en las viviendas, consejos lógicos y normales, pero que casi nunca los realizamos o los llevamos a cabo:

  • Si puedes instala una ALARMA. Si un delincuente debe elegir entre una vivienda con o sin alarma no dudes que elegirá la segunda. Existen alarmas baratas, sin conexión a centralitas y sin cuotas, que tienen un efecto disuasorio importante.
  • Coloca PUERTAS BLINDADAS O ACORAZADAS. Existen diferentes niveles de seguridad, de los cuales te informará el proveedor, pero todos ellos mucho mejores que la puerta básica que te instala el constructor, la cual en la mayoría de ocasiones cede con una pata de cabra.
  • Colocar CERRADURAS ANTI-BUMPING. El dumping o boomping es un nuevo método para forzar cerraduras que se ha puesto muy de moda en España, y por la zona de levante, en los últimos años, perjudicando aún más a la víctima porque deja pocas pruebas de haber sido forzada la cerradura, y el seguro, en muchas ocasiones, pone pegas a la hora de pagar los objetos sustraídos.
  • Si tienes ventanas de fácil acceso desde la calle, coloca PERSIANAS CON CIERRE DE SEGURIDAD INTERIOR O REJAS.
  • Nunca cierres sólo con el resbalón. Aunque vayas al bar de abajo CIERRA SIEMPRE CON LLAVE.
  • Si te vas unos días de casa, NO LO PUBLIQUES POR LAS REDES SOCIALES. Nunca sabes hasta dónde puede llegar tu información. Aparte recuerda siempre que la vivienda debe tener apariencia de habitada, por lo que se aconseja siempre no bajar del todo todas las persianas o colocar algún programador para encendido automático de luces, y nunca desconectes del todo el contador, que con los nuevos contadores electrónicos el chivato rojo llama la atención a cualquiera que desee entrar en tu vivienda.
  • Comprueba siempre, al salir o entrar en tu vivienda, que NO HAYA NINGUNA PERSONA SOSPECHOSA observándote. Ante la más mínima duda llama siempre a los cuerpos de seguridad o 112.
  • Si vives en una zona rural ILUMINA BIEN EL EXTERIOR de tu vivienda, y si acompañas el recinto con un perro bien amaestrado pues mejor que mejor.
  • Cuando abras o cierres la puerta observa si han colocado algún tipo de chivato, pieza de plástico o papel en tu puerta. En ocasiones los colocan para comprobar si hay gente viviendo o no en el domicilio.
  • Si pierdes las llaves CAMBIA LA CERRADURA lo más rápido que puedas. Así mismo, si la vivienda es de compra nueva, a constructora o de segunda mano, no lo dudes, CAMBIA LA CERRADURA, porque nunca sabes quién ha tenido acceso a tus llaves.
  • Si tienes limpiadora o servicio doméstico, que sean siempre personas de confianza y con muy buenas referencias.
  • En puertas de garaje comunitarias espera siempre, si puedes, a que CIERRE LA PUERTA AUTOMÁTICA, para asegurarte así que no entre nadie que no  pertenezca a la comunidad

Son sólo pequeños consejos, de los cuales algunos suponen un gasto de dinero, pero que puede ser mínimo si lo comparamos con el valor de lo que nos pueden robar, y rentabilizarse al día siguiente de colocarlos, cuando veas que han entrado en el piso de enfrente al tuyo, o que han intentado entrar por tu puerta y no han podido forzarla. Desgraciadamente no puede haber un policía en cada calle vigilando, por lo que aparte del trabajo de las fuerzas y cuerpos de seguridad, también debemos poner de nuestra parte lo que se pueda para hacer más difícil la labor a estos amigos de lo ajeno.