15/07/2017

Artículo de: Pedro Francisco Snchez Albarracn

El entorno de guilas como fuente de la religiosidad popular

La iglesia católica ha ido adoptando a lo largo de la historia elementos de otras religiones con las que compartió espacio para favorecer la asimilación de sus creencias. De la misma manera, la religiosidad popular incorporó del medio cercano diversos episodios apócrifos sobre la vida de Jesús para hacerlos más familiares. Uno sería el de la huida a Egipto.  Durante el recorrido vieron un retama grande y le dijo la Virgen ¡Retama ábrete! y así lo hizo, pero cuando le dijo que se cerrara no se cerró y le dijo entonces ¡Amarga te veas como yo! y por eso se dice que la retama es amarga. Llegaron luego donde había un romero y le dijo la Virgen ¡Romero ábrete! Y se abrió. Entonces dijo ¡Romero, ciérrate! y se cerró, y pudieron ocultarse de sus perseguidores que confundieron la cabeza del niño Jesús con una de las flores del romero, por eso esta planta  tiene propiedades curativas. En algunos lugares se explica que cuando la Virgen se aparece, se percibe fragancia a Romero en el lugar y que perdura en ese sitio, pudiendo olerse cuando pasas por allí. Otras de las plantas donde buscaron amparo sería en la palmera. La Virgen María exclamó ¡Oh palmera, cúbrenos! y la palmera los tapó, por eso el hueso del dátil tiene forma de una “o”. Para completar este apartado, decir que en la zona de Puerto Lumbreras, otra planta que los escondió de sus perseguidores fue la adelfa o Baladre.  La higuera da leche porque cuando huían a Egipto, la Virgen María amamantó al niño Jesús en una que había en el camino. En este sentido, en Yecla se dice que en el interior del hueso del dátil lo que puede verse cuando se parte en su interior es un diente de leche del niño Jesús.

Habrá más relatos donde se han intercalado aspectos del paisaje, como en la crucifixión. El cardo de la sangre tiene sabia roja, porque se dice que con sus espinas se hizo la corona de Jesús. Los Gorriones se dice que tienen pico rojo, porque estando en la cruz le quitaban las espinas para aliviarlo. Los cuervos por el contrario, cuentan en Lorca, que cuando Jesús pidió que le dieran agua trajeron vinagre y fueron castigados, por ello su sabor es agrio.

El componente religioso también se ha utilizado de argumento en procesos biológicos. En Cartagena, por ejemplo, para explicar por qué la higuera es un árbol que da dos cosechas, la razón fue  porque Jesús  preguntó a sus apóstoles cuál era su fruta preferida, ya que esta daría dos cosechas al año. Cuando dijeron que la uva, por los problemas que causa la embriaguez en las personas, Jesús dijo que no era adecuado, concediéndolo a la higuera. En Lorca se dice que fue porque Jesús, en una reunión, preguntó que de dónde venía el vino y los apóstoles, que creían que de decirlo secaría la planta, le respondieron que de la higuera, desde entonces ésta da dos cosechas. Indicar también que la esterilidad de la mula está causada porque en el portal de Belén, no echo al niño Jesús el vaho para calentarlo y la Virgen la castigó para que nunca pudiera engendrar. No sucederá así con la vaca, que también estaba en el portal y lo calentó, por eso es un animal que tiene un periodo de gestación de nueve meses, igual que ocurre con las hembras humanas.

Para acabar, relatar que cuando iban a Jerusalén se cruzaron con una culebra y la mula sobre la que iban montados se asustó, dando una coz, la Virgen la maldijo diciéndole ¡arrastrada te veas! De esta manera se explica por qué la serpiente es un animal que carece de extremidades.  Un romance que recoge Pedro Díaz Cassou en su “Cancionero Panocho” (1900) indica que era el demonio que había tomado esta forma y que ocurrió cuando estaban llegando a la frontera de Egipto, donde ni Herodes ni Pilatos tenían competencia para apresarlos. La mula se espantó y San José la sujetó, pero la Virgen y el niño salieron despedidos cayendo en territorio egipcio. Al levantarse, la Virgen condenó a la serpiente a que siempre tuviera que arrastrarse por el suelo y a la mula, que no había tenido culpa, la condenará a no tener hijos haciendo que fuera estéril. De este suceso también se cuenta que fue un gorrión el que espantó el animal al salir volando, comenzando a dar saltos ,cayéndosele por ello a la Virgen el niño, que sentenció… ¡ Así te veas dando saltos ,como me veo yo ahora! Por eso el gorrión anda a saltos. Habría otra versión en Pulpí, dicen que fue porque el Señor tenía unos gorriones en una habitación y escaparon volando, por ello les castigó haciendo que no pudieran andar más y que tuvieran que ir por tierra pegando saltos. En el Campo de Cartagena fue una perdiz la causante. La mula se asustó y por poco derriba a María, San José exclamó: «¡Bendito el ave!» y la Virgen contestó: «¡La pluma, no la carne!» de esta manera se explica el motivo  para saber por qué no  puede comerse  su carne.

Los distintos motivos que se aluden han quedado dentro del sustrato popular que los recuerda como episodios reales de las escrituras, representando de esta manera un elemento cultural dentro de un ámbito religioso.