01/01/2017

Artículo de: Lara Daz

Pelculas budistas para inspirar tus propsitos de Ao Nuevo

Durante estos días de fiesta tenemos más tiempo libre para disfrutar en familia o simplemente para descansar y, además, es muy típico encontrar en la televisión películas navideñas y plantearnos nuevos propósitos de cara al año que entra. Muchos de estos nuevos deseos tienen que ver con cuidar nuestro cuerpo y nuestra mente. Por ello, os quiero proponer una serie de películas, que no vamos a encontrar en la sobremesa de las cadenas comerciales, cargadas de enseñanzas Zen que emergen de antiguas escuelas budistas.

 

"Las estaciones de la vida". (2003)

Esta película está rodada en un lago de 200 años de antigüedad y muestra la historia de un aprendiz de monje cuyo maestro le hace pasar por las enseñanzas más severas. Las estaciones muestran una simbiosis con las fases que todo hombre atraviesa a lo largo de su vida.

 

"Buda explotó de vergüenza". (2007)

Nos cuenta la historia de una niña afgana. En su ciudad las estatuas de buda han sido destruidas; una representación simbólica de un mundo que busca destruir los ideales de una parte de la población con el fin de dominarla. Esta película nos muestra como el espíritu fuerte de esta niña hará todo lo posible por llevar a cabo su sueño.

 

"Samsara" (2011)

Este fin aborda la crisis interna por la que atraviesa un monje budista después de pasar años en reclusión bajo las estrictas enseñanzas de un monasterio. El joven abandona este centro para comenzar una vida normal. A través de este contrariado personaje veremos que el reto del budismo es aplicar sus enseñanzas en la vida cotidiana.

 

"Milarepa (2007)

Cuenta la historia del gran maestro Yogui tibetano que por su propia vía alcanzó la iluminación. "Los cien mil cantos de Milarepa" son los versos con los que este monje se hizo conocido y con los que mostró el camino a la iluminación.

 

"Zen. La vida de Dogen" (2009)

Película inspirada en la vida de Dogen Zenji, un maestro muy importante que llevó las enseñanzas Zen a Japón. Dogen sufrió la pérdida de sus padres, situación que le hizo vivir grandes penas y como resultado buscar desde muy pequeñito la iluminación. Esta película puede acercarte a conocer los principios básicos del budismo y, que más allá de las épocas y territorios, son enseñanzas que pueden llevar a cualquier ser humano al encuentro consigo mismo.

 

"El paraíso y el infierno existen solo en tu corazón". Teisen Deshimaru.