01/11/2018

El incendio del Salón Ideal: La peor tragedia ocurrida en un espectáculo en Águilas

A finales del Siglo XIX, con la actividad portuaria y el ferrocarril, Águilas se convertirá en un importante centro económico. La industria espartera necesitará abundante mano de obra, recibiendo multitud de población de las tierras pobres de Almería. El aumento demográfico que se producirá, unido con la relativa estabilidad laboral, motivó la apertura de numerosos locales de recreo como serán: el Teatro Romero (1882), el Teatro- Circo (1885), el Balneario Niágara (1891), el Teatro España (1905), el Teatro Salón Ideal (1912) y el Balneario Reina Victoria Eugenia (1914) que convirtieron a Águilas en un referente dentro de la provincia.

Estos espacios consistían, normalmente, en barracones de madera realizados con tablones, donde se ponían butacas para público. La fachada principal destacaba por los elementos decorativos, apareciendo algunas características propias del arte modernista de la época. Debido a la fragilidad del material de construcción, la probabilidad de un incendio era más que probable, especialmente por el uso de acetileno como combustible para las lámparas. Un incidente en el Teatro Circo de Águilas, durante una representación, será por esta causa.

La España Artística 1/9/1890

Águilas.—En la noche del domingo, en el Teatro-Circo de Águilas, durante uno de los entreactos, se rompió un quinqué de la batería del proscenio esparciéndose el petróleo inflamado por el suelo.

El voraz elemento hubiera hecho presa inmediatamente del telón de boca, pero la precaución de uno de los asistentes, que ordenó que lo levantaran, evitó indudablemente un siniestro de funestas consecuencias.

Hubo los sustos consiguientes y algún sincope que otro en las señoras; pero afortunadamente la cosa no pasó de ahí gracias a la ligereza con que se sofocó el incendio.

La alarma no fue mayor por la circunstancia de ocurrir el suceso en un entreacto, cuando la mayor parte del público se hallaba tomando el fresco fuer del teatro.

La llegada de la luz eléctrica no solucionó el problema por las deficientes instalaciones que habían en un principio, ocasionando cortocircuitos. El incendio del Balneario España sería la muestra. Indicar que, habiendo pasado más de un siglo desde que sucediera, los aguileños lo mantienen intacto en la memoria, por el impacto que causó, trasmitiéndose de padres a hijos.

Heraldo de Madrid 27/3/1913

En el pueblo de Águilas un formidable incendio ha destruido el teatro de España

El fuego se propagó al balneario próximo.

 Los edificios eran de madera y estaban asegurados.

 La catástrofe se produjo a causa de un chispazo eléctrico en un motor.

No han ocurrido desgracias personales.

No obstante, en este sentido, por los dramáticos acontecimientos que tuvieron lugar, debe de referirse el trágico episodio prácticamente olvidado que tuvo lugar en el popular Salón Ideal. El Teatro, inaugurado en 1912 por el empresario Antonio Torrecillas, contaba con un aparato de cine que alternara con los números artísticos clásicos. La empresa, con motivo de la temporada de baños de 1917, adquirió las películas “la Batalla de Flores de Murcia” y “las Procesiones de Lorca” de la casa francesa Phate, que habían tenido entre el público de otras ciudades una enorme aceptación. La noche en que iba a emitirse hubo un conato de incendio que provocará una avalancha, resultando dos personas muertas aplastadas por la multitud tratando de huir, habiendo numerosos heridos leves con contusiones diversas.       

Vida Aguileña 23/8/1917

El día 22 a las 10 de la noche, en el Salón Ideal y estando proyectándose películas, se produjo un suceso verdaderamente trágico e imponente.

A consecuencia de haberse fundido un cable en la habitación inmediata al Salón, se originó el olor propio de ello motivando que una voz gritase “fuego”.

El público de gradas se destrozaban por salir, no obstante que el público de preferencia daba voces de no ocurrir nada; aquel, lleno de pánico de acunaba en los sitios de salida dando lugar con ello a que una mujer llamada Matea Morales natural de esta y de unos sesenta años fue víctima por asfixia, y María Teresa García de 65 años de Palomares sufriese la rotura del cráneo y fractura de varias costillas, encontrándose su estado agónico. Además hubo varios heridos leve. El cadáver y heridos fueron conducidos a los consultorios Moreno y Santamaría donde practicaron la primera cura, por los médicos Santamaría, Moreno, Calero y Sánchez Piernas.

El Juez Municipal y demás autoridades se personaron en el lugar del suceso dando las órdenes oportunas.

En la confusión de los primeros momentos dieron una nota muy simpática los Exploradores de España, los cuales a las órdenes del Jefe de Tropa Sr Montalvo, Instructor Ciclista D. Agustín Morales y Subinstructor Don Juan Morales, se personaron inmediatamente en el lugar del suceso.  Le distinguieron especialmente los exploradores Miguel Muñoz, Pablo Ortega y Juan Hernández que en unión del paisano Antonio Garcias Gómez y en la camilla que posee esta Tropa, condujeron al Hospital y después al Cementerio el cadáver de la desgraciada mujer que falleció en el teatro.

 Varios de los sanitarios que forman la Cruz de San Juan del Ferrocarril de Lorca a Baza se pusieron a las órdenes de su Jefe Sr Santamaría. Estos auxiliaron en las diversas operaciones.

El diario el Liberal recoge dentro de  su crónica el pánico que suscitó entre los concurrentes.

El Liberal 24/8/1917

 “La situación era espantosa. Todos pugnaban por salir estrujándose sin miramientos de sexos ni edades. En la terrible lucha mujeres y niños caían al suelo siendo pisoteados por los que pugnaban en busca de la salida”.

Hablará, además, de la preocupación que levanto entre las familias asistentes al acto.

El Liberal 24/8/1917

 “La noticia de los que ocurría circuló por la villa con rapidez extraordinaria, produciéndose gran alarma. Muchos padres, madres y familias que tenían sus deudos presenciando el espectáculo se precipitaron en busca de ellos al teatro y clínicas donde habían sido trasladados los heridos, desarrollándose las consiguientes escenas de dolor”.

La noticia no tardará en conocerse en Lorca, donde levantará una enorme conmoción.

El Liberal 24/8/1917

Esta mañana ha corrido por esta ciudad alarmante noticia precedente de Águilas, dando a conocer lo ocurrido en uno de aquellos cines. Parece que a consecuencia del contacto de los cables de luz eléctrica, mientras se celebraba anoche la primera sesión, se produjo  un ligero incendio que fue dominado inmediatamente y sin dificultad alguna; pero el pavor natural entre le concurrencia precipitó a esta hacia las salidas, causando la muerte de dos mujeres y algunas personas más heridas.

Con tan triste motivo se han cruzado numerosos telegramas y telefonemas entre este y aquel vecindario, viniéndose en conocimiento que ninguna persona de Lorca ha sufrido daño.

Por fortuna, posteriormente no se producirán más acontecimientos de estas características. Mencionar que, en los años cincuenta, en el Gran Cinema hubo un pequeño incendio en la chimenea de la cantina, dando lugar a alguna escena de pánico resuelta sin problema por los presentes. Igualmente, en los años noventa, en el Cine Capri una colilla provocó en el patio de verano un pequeño incendio, resuelto sin contratiempos por los empleados, interviniendo la policía por haberlo causado dos adolescentes que se habían metido.