07/04/2019

El beneficio econůmico por encima del bienestar social

Hace un par de años, la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología realizó una encuesta cuyos resultados se ve que dejaron intranquilos a nuestros gobernantes. El 60% de los españoles creen que la acupuntura funciona y más de un 50% considera que la homeopatía es efectiva.

Nada más coger la cartera del Ministerio de Sanidad, María Luisa Carcedo declaró que su principal objetivo iba a ser la lucha contra las pseudociencias. Pocos meses después, unida con su homólogo, Pedro Duque, han presentado el Plan de Protección de la Salud frente a las Pseudociencias.

Según leíamos en diferentes medios de comunicación, uno de los objetivos era eliminar de los centros sanitarios, tanto públicos como privados, la práctica de pseudoterapias y garantizar que todas las actividades sanitarias se realicen por parte de profesionales con titulación oficialmente reconocida. Su “preocupación” es que estas terapias podrían ser intrínsecamente perjudiciales para la salud de las personas o bien, sin no serlo, pueden llevar a los pacientes con enfermedades graves a abandonar su tratamiento con las consiguientes “consecuencias fatales”.

El listado de pseudociencias o pseudoterapias que han dado a conocer es realmente largo y pocas o ninguna de ellas conlleva un peligro real para la población. Cualquier medicamento que usted o yo tenemos en casa tiene muchas más contraindicaciones probadas científicamente que cualquier medicamento homeopático o terapia alternativa que figure en el famoso listado.

El plan del que estamos hablando incluye un “Programa de cultura científica” con el objetivo de promover, según el gobierno, el pensamiento crítico y racional en la ciudadanía, mediante acciones de comunicación con una información veraz y accesible.

A mí, esto de promover el pensamiento crítico me parece maravilloso siempre que sea promoverlo en todas direcciones, no solamente en contra de las pseudoterapias. Nuestro planeta se va a pique y pocos planes para evitarlo hay. Aquí lo que más claro queda es que si los de arriba no sacan tajada de cualquier desempeño no les interesa y no vale. Las repercusiones nocivas sobre nuestro organismo del consumo de tabaco o alcohol son infinitas veces mayor que el de una terapia de Reiki de las que no hay efecto secundario ninguno ya que se trata de una imposición de manos como la que hacemos cualquiera instintivamente cuando a alguien cercano le duele la cabeza o la barriga.

En cambio, en televisión nos tragamos anuncios de jóvenes que son guays bebiendo cerveza o realizando apuestas sin que el gobierno ponga ningún pero. Y en el anuncio siguiente te ponente en alerta para que no te dejes engañar por las pseudociencias. Me parece de traca.

Hospitales como La Paz y el Doce de Octubre aplicaban Reiki a sus pacientes oncológicos para inducir a la relajación y paliar los dolores.

Ahora la señora ministra Carcedo amenaza diciendo que aquellos centros que se atrevan a ofrecer, por ejemplo, reiki como terapia a pacientes de oncología sufrirán las consecuencias: "Aquellos que no respondan a este requisito no podrán llevar el título de centro sanitario".

Si una terapia empleada por médicos de primer nivel da resultados hay que dejar de hacerlo porque la ministra así lo desea. Me pregunto que prima más, ¿la mejora de los pacientes o que se aumenten las ventas de fármacos con los que económicamente ganan unos cuantos?

Si hoy usted apenas puede moverse por un dolor de ciática su médico de cabecera lo que le va a recetar es un pinchazo para disminuir su dolor pero la ciática va a seguir ahí porque un pinchazo no soluciona el problema. En cambio, si su médico le aconseja que vaya a un osteópata, con una manipulación de pocos segundos, es más que probable que el nervio ciático quede liberado y regrese aliviado a su casa. Considero que tenemos que luchar por la suma. Y todo lo que suma hay que darle la bienvenida y acogerlo con los brazos abiertos en lugar de poner impedimentos. Si se necesita más investigación científica para dar por buenas estas pseudociencias habrá que invertir en eso pero creo que algunas tienen más años que la medicina actual y están más que probadas por lo que animo a que no perdamos el tiempo y dediquemos el esfuerzo a otros valiosos descubrimientos que están por llegar.