19/07/2020

El Premio Novela de Águilas (1968-1972), un medio de promoción turística desde la cultura

Águilas ha sido un pueblo que ha destacado siempre por su cultura, habiendo instituciones y personas encargadas de que esto fuera posible. El Siglo XIX contaba con el Teatro Romero (1883) y el Teatro Circo (1891), siendo el poeta José Martínez Parra un referente en las letras. A principios del Siglo XX destacó la agrupación científico literaria (1908) con nombres como los poetas Francisco Martí Hernández y Francisco Martí Lloret o el músico Francisco Díaz Romero. En el tiempo de la Gran Guerra Europea el recordado Ateneo de las Artes y las Ciencias (1913-1914), donde estaban los fotógrafos José Matrán y José Carrillo, los poetas Francisco Martí Hernández y Juan Lloret Gregori, y los músicos Francisco Díaz Romero y Felipe Gayón. Hasta la República se vivirá la Edad de Oro del Teatro en Águilas, con nombres como Carlota Marín. En música destacará Adolfo Olivares. Después de la guerra, la iniciativa cultural en Águilas partirá de la compañía teatral dirigida por Mariano Campos. Dentro del mundo de las letras encontramos a Manuel Fernández Marín- Baldo y Concha Fernández Luna. Igualmente, continuará con su obra el pintor y fotógrafo José Matrán. No obstante, por su relevancia, debe destacarse del resto la creación del Premio Novela de Águilas (1968-1972).

La idea surgirá en una reunión en el Restaurante Delicias, en agosto de 1967, de Ángel María de Lera, último ganador del Premio Planeta, con los escritores y periodistas que veraneaban en las Cuatro Plumas (Miguel Orts, Miguel Pérez Calderón, Salvador Jiménez y Jesús de la Serna), Armando Muñoz Calero, Alfonso Escámez y el alcalde Emilio Landaburu con la finalidad de promocionar la población. La iniciativa se concretará en la Semana Santa del año siguiente entre Salvador Jiménez y Ángel María de Lera con Emilio Landaburu. Salvador Jiménez, entonces corresponsal de ABC, daba a conocer poco después la noticia a los medios de la región. La presentación oficial del premio tendrá lugar el 7 de mayo de 1968 en el Hotel Mindanao de Madrid, local de moda de la época. Entre los asistentes pudieron verse nombres destacados de las letras como los académicos de la Lengua, José María Cossío y Guillermo Díaz-Plaja; literatos como Manuel Pombo Ángulo (Premio Lope de Vega), Gaspar Gómez de la Serna, Dolores Medio (Premio Nadal), Carlos María Ydígoras, Ramón de Garciasol (Premio Fastenrath de la Academia de la Lengua), Jorge Cela (Premio Ateneo de Valladolid), Héctor Vázquez Azpiri (Premio Alfaguara), Alfonso Martínez Garrido (Premio Nadal), Enrique Azcoaga (Premio Nacional de Literatura), Juan Antonio Cabezas (Premio Fastenrath de la Academia de la Lengua), Fernando Quiñones (Premio Adonais de Poesía), José Luis Acquaroni (Premio Blasco Ibáñez), Francisco Umbral (Premio Nacional de Cuentos Gabriel Miró) y Juan Emilio Aragonés (Premio Nacional de Teatro) y periodistas como Rodrigo Royo, José Montero Alonso (Pueblo y ABC), Luis Apostua (Ya y La Verdad), Álvaro López Alonso, Miguel Orts (Jefe de Deportes de TVE) y Miguel Pérez Calderón (TVE). La presentación corrió a cargo de Salvador Jiménez y Ángel María de Lera. El alcalde Emilio Landaburu habló de las bases del premio. Salvador Jiménez apuntó que la intención final era la creación de una "Residencia de Escritores" donde producir encuentros de nivel mundial como se hacía en el Palacio de la Magdalena de Santander, para convertir a Águilas en un centro de intelectuales y artistas. Ángel María de Lera, por último, indicó que pensaba ampliarlo más adelante con otras categorías dedicadas a poesía, teatro y pintura. El acto obtendrá enorme resonancia en la prensa. Noventa y cuatro novelas de escritores españoles, franceses e hispanoamericanos se presentarán al primer Novela “Ciudad de Águilas” que estaba dotado con doscientas mil pesetas. La principal peculiaridad será que su importe correspondió a una recaudación por suscripción popular, donde se implicó todo el pueblo, logrando recaudar un total de 212.400 pesetas. En este sentido, se darán casos como el de un aguileño residente en Barcelona que quiso colaborar con la convocatoria enviando un sobre con un billete de mil pesetas cosido. Los donativos serán de diversa índole. Locales emblemáticos de la época: (Los Candiles, Kanibal, Cruz del Sur, Las Brisas, El Americano, El Alhambra, El Túnel, El Porro, Los Mariscos) hicieron sus aportaciones de 250 pesetas. Los más cuantiosas fueron de 25.000 del Banco Central y la Cofradía de Pescadores de Águilas. Entre las de carácter individual, destacar las 15.000 pesetas de Alfonso Escámez o las de 10.000 pesetas que aportaron los constructores Francisco Segura Navarro (Fransena) y Antonio Peregrín Arbide (Complejo Delicias). El jurado estaba compuesto por Antonio Tovar, académico de la Lengua; Jesús de la Serna, director del diario “Informaciones”; los escritores Ángel María de Lera, Martín Vigil y Dolores Medio; Ignacio Camuña, consejero-delegado de Editorial Guadiana de Madrid, que editará la novela premiada; y como presidente y secretario, ambos sin voto, Emilio Landaburu, alcalde de Águilas, y Salvador Jiménez, del “ABC”. Los quince finalistas que quedaron fueron: Alfonso Albalá, Lorenzo Andreo, José Luis Oria, Enrique Azcoaga, Victoriano Cremer, Víctor Chamorro, Agustín Delgado, Mercedes Formica, Gregorio Gallego, Eduardo Garrigues, Luisa Llagostera, Alfonso Martínez Mena, Enrique Nacher, Carlos Puerto y Fernando Quiñones. El ganador se dará a conocer en el Hotel Calarreona, de reciente inauguración, después de un banquete de celebración. A la cena asistirán más de cuatrocientas personas, pudiéndose ver escritores como Jaime Campmany, Manuel Pombo Angulo y Carlos Clementson. Miguel Orts será el presentador que anunciará el vencedor de la noche. Lorenzo Andreo, farmacéutico natural de Alhama, lograba obtener el primer premio con “El Valle de los Caracas”. Había sido el año anterior con la misma obra finalista del Premio Planeta, pero con el título “Más allá del Océano”, haciendo algunas correcciones de la inicial, como le recomendó su fundador José Manuel Lara. En segunda posición quedó “Un largo amanecer”, de Gregorio Gallego, y en tercera “La información del lunes”, de Fernando Quiñones. La editorial que se encargará de publicarlo será "Guadiana de Publicaciones, S. A.", El libro será presentado en noviembre en Madrid, en el Hotel Hispano, durante una cena ante un centenar de asistentes. Ese mismo mes se realizará otra en el Casino de Águilas por el académico de la lengua Manuel Muñoz Cortés. El tema principal que aborda la obra será una visión particular de la emigración española a Venezuela, la cual trata desde un realismo irónico. La noticia tendrá enorme difusión, siendo recogida en numerosos medios de toda Hispanoamérica por ocupar el protagonismo principal.

En la segunda edición (1969), el premio aumentó hasta 250.000 pesetas. En esta ocasión, la cuantía será cubierta con presupuestos municipales. La aportación de la ciudadanía será de manera voluntaria, mediante un sello alusivo al premio optativo en las cartas procedentes de Águilas. El jurado lo componían: Ángel María de Lera, Martín Vigil, Miguel Pérez Calderón, Ricardo Fernández de la Reguera (miembro del Jurado del premio Planeta), Rafael Conte (crítico de “Informaciones), Rodríguez del Castillo, Ramón de Villar, el escritor Carlos María Ydigoras y Jesús Laserna (editor de la editorial “Linosa” que será la encargada de publicarlo esta ocasión). Habrá un total de cincuenta y dos obras presentadas, siendo las seleccionadas: "Gente de paja", de Antonio del Ama; "Es difícil resistir a una agresión", de Miguel Sáenz; "El dinero de la esperanza", del cubano Ballardo Tijerino; "Andén segundo', de Javier del Amo y Luis Matilla; "Con olor a éter", de Pedro Luis Martínez; "Sin trompetas ni tambores", de Moreno Jordán; “Bajo el mismo cielo", de Manuel Linares, narración remitida desde Nicaragua; "Cualquiera que os dé muerte", de Cecilia G. de Guillarte; "El aceitero", de Pedro Pablo Padilla; "La finca", de "Niove" (seudónimo), y "Los incómodos" de Benito Vidal. El evento tendrá lugar en la Glorieta del Casino, acudiendo cerca de cuatrocientos comensales servidos por el “Rincón de Pepe” de Murcia. La vencedora será la tolosarra Cecilia G. de Guilarte por "Cualquiera que os dé muerte", por cinco votos contra dos que obtuvo "Sin trompetas ni tambores", de Diego Moreno Jordán. El tercer puesto será “Bajo el mismo cielo” de Manuel Linares. La premiada, que será avisada por el director de que era finalista, se desplazará hasta Águilas donde llegará a las tres de la madrugada. Había sido ese mismo año finalista del Premio Planeta con “Todas las vidas”. La escritora, que había militado en la C.N.T., habiendo regresado hacía solo cuatro años del México, donde se había exiliado, será acusada de revanchista por las declaraciones que realizó del tema que abordaba la obra, creando momentos de tensión por la presencia en el acto del presidente de la Diputación, Pascual de Riquelme, lo que debió ser solucionado por el jurado desmintiéndolo. El libro narra, con técnica retrospectiva, la historia de una familia desde los sucesos de 1917 hasta los años sesenta, pasando por la proclamación de la república y el final de la Guerra Civil. El argumento entonces resultaba polémico, levantando algunas críticas, por lo que las autoridades franquistas buscarán en adelante controlar el premio incorporando miembros en el jurado. No volverá de esta manera a obtener ninguna obra de carácter social el premio.

La convocatoria de la tercera edición (1970) será en el mes de noviembre en Madrid, en el famoso “Mayte Conmodora”, coincidiendo con la presentación de la última obra premiada, logrando acaparar la autora todas las atenciones, siendo asediada por los presentes que reclamaban les firmara un ejemplar. El actor Francisco Rabal estará presente. En diciembre se hará otra presentación en el Hotel Diplomático de Barcelona. Luego visitará Águilas, Mallorca y Murcia. El premio en esta ocasión ascendía a 500.000 pesetas, convirtiéndose en dotación en el segundo más importante de España. Los originales presentados serán cincuenta. El jurado lo componía: Juan Ramón Masoliver, crítico del diario "La Vanguardia,"; Dámaso Santos, crítico del diario "Pueblo"; Gonzalo Rodríguez del Castillo, subdirector de Prensa del Ministerio de Información y Turismo; Gaspar Gómez de la Serna; Ángel María de Lera y Miguel Pérez Calderón, de TVE., como secretario. La fiesta tendrá lugar en la Glorieta del Casino, actuando Salomé, Nati Mistral y Julio Iglesias que vendrá como favor personal a Miguel Orts, habiendo actuado en Elche esa misma noche. El nivel de los artistas buscaba que la cita adquiriera un toque similar a los famosos festivales de San Remo o Benidorm para obtener popularidad. La presentadora será la locutora de TVE Marisa Medina. La cena corrió a cargo del Rincón de Pepe de Murcia, contratándose sesenta camareros. El vencedor será Ramón Hernández por “La Ira de la Noche”, que firmó con el pseudónimo “Heumbert-Heumbert”, siendo esta la tercera novela que publicaba. Había sido anteriormente finalista del Premio Seix Barral con “Palabras contra el muro” y tercero en el Planeta con “El Primogénito del Asno”. El segundo lugar lo obtuvo por dos votos contra tres Jesús Torbado por “Espejismo” y el tercero Enrique Calvet Pascuas por “Géminis”. La presentación tendrá lugar en diciembre en Barcelona. El libro, más que un tema, aborda una actitud ante la vida moderna nacida en un conflicto de neurosis psicológica.

La cuarta edición (1971) seria polémica, declarándose desierto. En esta ocasión, la celebración tendrá lugar en el nuevo Complejo Turístico Francesa con Karina, Miguel Ríos y La Polaca como estrellas. La cena la servirá el Rincón de Pepe de Murcia con un coste de 1.000 pesetas el cubierto. El espectáculo lo amenizará Jaime de Mora y Aragón. La presentadora de TVE Elena Martin anunciara al vencedor. El jurado calificador será: Ángel María de Lera; Salvador Jiménez; Gonzalo Rodríguez del Castillo, subdirector general de los servicios informativos de la Dirección General de Prensa; Jesús Laserna, periodista y director de "Informaciones"; Miguel Orts, periodista de TVE; Roberto Mur, catedrático de Literatura y director del instituto de Enseñanza Media de Águilas; y Miguel Pérez Calderón, jefe de programaciones de TVE, que actuará de secretario. Entre las obras finales estará “La vida tiene un murmullo sexual del escritor aguileño Juan Muñoz, presentada con el pseudónimo de “Mugar”, habiendo cierta polémica porque en un principio no estaba incluida. Las obras finalistas fueron “Los gallos muertos" de Miren Diez de Ibarrondo, que firmo como Jaime Truyas, y "Una poca gente" de Martin Fonseca (seudónimo), no habiendo acuerdo, declarándose desierto. Las dos tendrán idéntica puntuación en las cuatro rondas. En este sentido, Ángel María de Lera apuntaba que no tenían suficiente calidad para poder ser premiadas. Por otro lado, Miguel Pérez Calderón indicó que eran mejores que algunos de los premios anteriores. Los partidarios de “Los gallos muertos” decían que era mejor que el Premio Nadal y el Premio Planeta de ese año. No obstante, el jurado finalmente votará en blanco quedando el premio desierto, lo que levantará algunas críticas. El sistema que usaba para calificar era el método Goncourt. La prensa apenas comentará la cuestión. El mes de noviembre se informaba en los medios escritos de una posible quiebra de la editorial Linosa, poniendo el premio en peligro de continuidad

La quinta edición del premio (1972) será la última. Habrá un premio de 700.000 pesetas, acumuladas del año anterior. Las obras presentadas fueron sesenta. El Jurado lo constituirán: Adolfo Muñoz Alonso, decano de la Facultad de Ciencias de la Información de Madrid; Roberto Mur; Ramón Solís; Gaspar Gómez de la Serna; Pablo Corbalán, jefe de redacción de Triunfo; y Juan Pedro Quiñonero. En esta edición no se integran Pérez Calderón, Jesús Laserna y Ángel María de Lera. La elección tendrá lugar en el Gran Cinema, siendo las actuaciones Julio Iglesias, Nati Mistral y el humorista Chicho Gordillo. El cubierto tendrá un coste de 1.100 pesetas, encargándose del servicio de restauración Vicente Ruano. No se cubrirá el aforo previsto de setecientas personas, siendo solo una de una cuarta parte, reclamando posteriormente ese dinero al ayuntamiento. Entre los finalistas estarán: Eduardo Pons Padres, Raúl Torres, Enrique Nacher, Antonio Segado del Olmo, Ricardo Conejero Urrutia. La novela triunfadora será “Maremagnum” del escritor y periodista mallorquín Juan Pla, redactor del diario “Pueblo”, que se presentó con el pseudónimo de “Scipion”. Había sido ganador del premio “Ramiro Calle” por su obra “Hora de muerte” y finalista del Blasco Ibáñez por “Tiempo en un reloj de arena”. La novela en un principio tenía el título de “Desnudo de Palmera”.  Quedó finalista con “Últimas noches del corazón” de J. Rodríguez y “Sinfonía Postbélica” de Pedro Monsalve. El argumento principal será la vida del periodista-reportero y las series de contrariedades que tiene que pasar para poder conseguir desempeñar su labor profesional. Habrá retrasos a la hora de recibir el dinero del premio, por lo que durante una entrevista en el mes de noviembre en el programa “Hora 25” de la Cadena Ser sacará a relucirlo. Para entonces estaba claro que el premio no podría continuar. Las presiones políticas del Gobernador Civil, que consideraba desafectos al régimen a jurado y premiados, que harán dimitir a Emilio Landaburu en octubre, perdiendo su respaldo institucional, y la mala gestión económica pondrán el punto final al premio literario de Águilas. No se celebrará el año siguiente. Habrá un intento de vincularlo al Premio Planeta, pero este se decidirá por el Premio Novela de Murcia de reciente creación.

Águilas, de esta manera, daba por acabada una importante iniciativa cultural que había servido para ocupar un lugar destacado en la historia de las letras españolas por haber logrado, en un breve especio, convocar un premio de prestigio valorado por su calidad frente al carácter comercial.