Pedro Francisco Snchez Albarracn
Lcdo. en Historia

La Noche de San Juan en guilas: Ritos y leyendas de una celebracin mgica

El solsticio de verano (del latín sol “Sol” y sistere “permanecer quieto”) es el principal momento del curso solar anual. La tierra alcanza el punto de su órbita en el que, debido a la inclinación del eje del planeta, el Polo Norte se encuentra más cerca del Sol, por lo que el planeta recibe más horas de luz siendo el día mas largo del año. Los distintos pueblos, desde la antigüedad, han celebrado con hogueras la noche del solsticio cuando el poder de las tinieblas tiene su reinado más corto. En las celebraciones celtas de Bealtaine o Beltane “Buenfuego” en mayo, que marcaban el comienzo de verano para el ganado cuando se llevaban a los altos pastos, se hacían hogueras en las montañas y colinas de paso. Los griegos, en  las fiestas consagradas a Apolo en el solsticio de verano, encendían fuegos purificados. Por su parte, los romanos dedicaban a la diosa Minerva fiestas con fuegos, donde había costumbre de saltar las llamas. El cristianismo recogió estas costumbres incorporándolas dentro de su calendario litúrgico, haciendo hogueras en honor de San Juan, no habiendo podido acabar con las antiguas creencias paganas que había.

Ampliar Artículo


El batalln infantil de guilas: Un modelo de formacin de carcter castrense dentro del concepto regeneracionista espaol

A principios del Siglo XIX España había perdido su antigua hegemonía militar, realizándose durante este siglo una renovación de la metodología de instrucción castrense fundamentada en la actividad física, que será completada con la implantación de unos principios moralizantes dentro de la ideología burguesa. Estos códigos se consideraban positivos implantarlos entre la población, especialmente en ámbito infantil, para que después, en el servicio militar, resultara el adiestramiento más productivo. El doctor Félix González, en 1812, recomendaba que se incorporaran ejercicios militares en la educación física escolar. Durante la etapa del Trienio Liberal (1820-1823), Juan Miguel Roth presentó en Barcelona el proyecto de un Instituto Gimnástico- Militar para formación de un batallón local de jóvenes desde los diez hasta los dieciséis años de edad, con el objetivo de mejorar las prestaciones de la Milicia y el  Ejército. La nueva etapa, que se inicia con la muerte de Fernando VII (1834), se caracterizará por su inestabilidad por las Guerras Carlistas y los pronunciamientos, dando importancia a la labor del cuerpo armado. De esta manera, reaparecen las ideas de una gimnasia militar escolar en nombres como el médico y Pedagogo Juan Manuel Ballesteros. Igualmente, Francisco Aguilera Becerril, conde de Villalobos, el introductor de la Gimnasia moderna en España, indicaba la idoneidad de estas prácticas para fortalecer a los alumnos. No obstante, las diversas propuestas para introducir la gimnasia dentro del sistema educativo no serán consideradas, puesto que tanto la Ley de Enseñanza de Carlos Moyano (1857) o la de Instrucción Primaria (1868) no admiten dicha disciplina dentro del currículo educativo. Lo que sí estableció estas normativas sería  una escuela pública de carácter obligatorio que tenía como objetivo la creación de ciudadanos disciplinados al servicio del Estado. El resultado será que el reclutamiento se inicie en etapas infantiles en los centros escolares.

Ampliar Artículo


Los Balnearios en guilas: Los inicios del veraneo en la localidad

En la segunda mitad del Siglo XIX se desarrollará la costumbre de tomar baños de mar como elemento terapéutico. Las corrientes científicas vigentes en la época, procedentes de Francia e Inglaterra, propagaron los efectos benéficos del agua de mar tras la epidemia de cólera que había recorrido Europa a mediados de siglo. Los médicos empezaron a recetar los llamados “baños de olas” para combatir numerosas enfermedades como la anemia y la depresión o curar problemas respiratorios y circulatorios. El mar adquirirá una función recreativa por aparecer veraneantes que prolongan su estancia. Los baños se convertirán en un hábito social identificado con un alto  poder adquisitivo. En España, los precursores fueron la reina Isabel II, quien frecuentaba las playas de San Sebastián y el rey Alfonso XIII, que tomaba los baños en Santander. El veraneo constituirá  para la sociedad burguesa del  siglo XIX su principal recreo. No tardará en ampliarse esta costumbre a estratos populares, convirtiéndose los balnearios en establecimientos imprescindibles para el ocio vacacional. Las principales urbes dispondrán de estos locales para incentivar la afluencia de visitantes.

Ampliar Artículo


Un episodio histrico olvidado de la Guerra de la Independencia: La batalla de guilas (1810)

El reino de Murcia se convirtió durante la Guerra de Independencia en un territorio estratégico en las comunicaciones entre Andalucía y Levante. La guerra llegará a suelo murciano en 1810. Los franceses, al mando del general Horacio Sebastiani, ocuparon Granada en el mes de enero, continuando su desplazamiento a Murcia en una operación que entraba dentro de la campaña de Andalucía. En el mes de abril, las tropas españolas replegadas instalan su cuartel en Lorca. El general del Ejercito Centro, Joaquín Blake, llegará poco después ante la posible amenaza de invasión desde la comarca de los Vélez. No permanecerá por mucho tiempo en la ciudad, retirándose a Orihuela, quedando como defensa de la ciudad la escasa guarnición del batallón provincial mandada por el coronel Juan Potoux y Mojica. La situación fue aprovechada por las tropas enemigas para avanzar por el terreno, saliendo el coronel Potoux a combatirlas en las cercanías del castillo de Xiquena el 20 de abril en un episodio que tendrá como resultado final su derrota y muerte. Una vez libres de cualquier resistencia, los franceses, al mando de Sebastiani, llegan a Lorca dos días después iniciando su saqueo. La tarde del 24 entrarán en Murcia, donde harán lo propio. Sebastiani haría una tentativa de dirigirse a Cartagena, pero por las defensas que tenía lo desestimó, teniendo que regresar a Andalucía por acciones de la guerrilla. Los franceses permanecen en Lorca una semana, donde efectúan numerosas acciones depredatorias antes de abandonarla. El 12 de mayo, Manuel Freire, nuevo general en Jefe del Ejercito Centro, en sustitución de Blake que había sido nombrado miembro del Consejo de la Regencia, entró en Lorca restableciendo el orden y  reponiendo las autoridades depuestas. La ciudad organizó una partida de voluntarios formada por dos divisiones precedidas por un cuerpo de tiradores que saldrá el 16 de mayo hacia Vélez, encontrándose en la zona de Nogalte con una división de la vanguardia del ejército francés, a la que obligarán a batirse en huida retrocediendo hasta Baza en donde habían establecido su campamento principal.

Ampliar Artículo


Notas histricas de la frontera costera de Murcia y Almera: El caso de la disputa de la playa los Cocedores

Las fronteras de los términos de Lorca y Vera primero y de Águilas y Pulpí después, han sido motivos de conflictos desde hace varios siglos. Nuevamente, el vecino municipio almeriense reclama un trozo de costa en la actualidad perteneciente al pueblo de Águilas. Como ambos pertenecen a dos comunidades distintas, por alterarse límites provinciales estos  deben acordarse por el consejo de ministros, solicitando la documentación más antigua que disponga. En este sentido, es el Instituto Geográfico Nacional, por ser la primera de carácter oficial en realizarse.

Ampliar Artículo


La ciudad costera de guilas: lugar de salida para los ltimos republicanos de la pennsula antes de acabar la guerra

El mes de marzo de 1939 sería el último de la guerra civil española. Hacía meses que esta se había perdido para el bando republicano, desde la derrota de la batalla del Ebro y la entrada de los sublevados en Cataluña. El triunfo del autogolpe contra la República dado por el Jefe del Ejército del Centro, el coronel Casado, que contaría a principios de marzo con el respaldo de las fuerzas políticas republicanas partidarias de acabar la contienda que consideraban estaba perdida y entre las que  se encontraba la facción socialista de Julián Besteiro, los anarquistas y los republicanos de izquierda, pondrá término a la política de resistencia del gobierno de Juan Negrín con los comunistas, que eran los únicos que defendían que se mantuviera la lucha.

Ampliar Artículo


El caso de Manuela Ramrez Soto en la historia de la medicina: Una joven aguilea que don su piel para curar las quemaduras de un marinero ingls

La idea de hacer trasplantes o injertos ha estado presente  a lo largo de la historia. Hace tres mil años en la india ya se practicaban auto y heteroinjertos de piel, llegándose a una práctica depurada en el caso de reparaciones nasales. Los cirujanos indios tenían mucha práctica con esta técnica, puesto que era común que  los que habían cometido delitos se les cortara  la nariz. El método indio obtenía  la piel para el injerto de la frente o la mejilla del paciente.  El médico indio Susruta escribirá una completa obra "Súsruta-samjita" (500 a.C) que contiene diversas prácticas quirúrgicas. Los árabes en el 700 d.C recogerán parte de este trabajo aplicando sus conocimientos, que al no tener continuidad se perdieron las técnicas médicas  empleadas.

Ampliar Artículo


El incendio del Saln Ideal: La peor tragedia ocurrida en un espectculo en guilas

A finales del Siglo XIX, con la actividad portuaria y el ferrocarril, Águilas se convertirá en un importante centro económico. La industria espartera necesitará abundante mano de obra, recibiendo multitud de población de las tierras pobres de Almería. El aumento demográfico que se producirá, unido con la relativa estabilidad laboral, motivó la apertura de numerosos locales de recreo como serán: el Teatro Romero (1882), el Teatro- Circo (1885), el Balneario Niágara (1891), el Teatro España (1905), el Teatro Salón Ideal (1912) y el Balneario Reina Victoria Eugenia (1914) que convirtieron a Águilas en un referente dentro de la provincia.

Ampliar Artículo


La importancia de las ideologas y grupos esotricos que marcaron la personalidad de guilas a finales del Siglo XIX

La revolución de 1868, que destronó a la reina Isabel II, supuso la implantación de la tolerancia religiosa en España, junto con la libertad de opinión, asociación y reunión que recogerá la constitución de 1869. De esta manera, una serie de ideas o doctrinas, hasta ese momento prohibidas o perseguidas (librepensadores, krausistas, republicanos, protestantes, socialistas, anarquistas, masones), saldrán beneficiadas dentro del nuevo marco legal, teniendo una importante implantación en ciertos sectores urbanos de la sociedad. En la etapa siguiente de la Restauración, que se inicia en 1874, se limitarán los derechos, aunque no son abolidos para no desagradar a los gobiernos europeos que habían reconocido a Alfonso XII y sobre todo para no enfrentarse a los republicanos. El nuevo periodo será de esta manera,  en parte, una continuación de la época revolucionaria por haber tenido que contar con el respaldo de los liberales, pero perdiendo su radicalismo y reconciliándose con la iglesia. La nueva constitución de 1876 recogerá el derecho de asociación, pero restringido por ser controlado desde el Estado. De esta manera, las distintas sociedades serán permitidas pero reguladas. El Código Penal de 1870 establecía que debía comunicarse los fines que tenían a las autoridades. Por otro lado, la Ley de Asociaciones de 1886 obligaba a una organización a registrase para poder actuar. Las distintas disposiciones que se emitieron conservaron intactas las actividades que venían desarrollando diversos grupos, los cuales resultaron beneficiados al ser legalizados, porque representaban una aceptación a nivel social de sus idearios.

Ampliar Artículo


La Plaza del Cao: un smbolo de la historia de guilas a la espera de su recuperacin

Águilas, pese a ser una población moderna nacida al amparo de las ideas ilustradas, no ha demostrado tener la suficiente conciencia en cuanto a la conservación de su patrimonio, habiendo desaparecido importantes elementos de valor histórico de la localidad como, por ejemplo, el acueducto de los arcos, la antigua pescadería de Poniente, el cocherón del Puerto, el antiguo faro de Punta Negra, el almacén de Balaguer, la Posada Real o el Salón Ideal, entre otros. No obstante, sí debe destacarse, de todas las pérdidas producidas, una por encima del resto: la desaparición de la Fuente del Oro o del Caño, dadas las circunstancias especiales en que tuvo lugar.

Ampliar Artículo